Warning: fopen(/homepages/42/d741759870/htdocs/app741760394/wp-content/plugins/akismet-privacy-policies/languages/akismet-privacy-policies-es_ES.mo): failed to open stream: No such file or directory in /homepages/42/d741759870/htdocs/app741760394/wp-includes/pomo/streams.php on line 153

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/42/d741759870/htdocs/app741760394/wp-includes/pomo/streams.php:153) in /homepages/42/d741759870/htdocs/app741760394/wp-content/plugins/post-views-counter/includes/counter.php on line 292
Guillermo de Oliveira: "Sergio Leone es el director italiano más conocido e influyente del siglo XX"

Guillermo de Oliveira: «Sergio Leone es el director italiano más conocido e influyente del siglo XX»

Guillermo de Oliveira (Vigo, 1986) sufrió el golpe definitivo mientras veía un making of de la primera película de Matrix. «Allí estaban los hermanos Wachowski —ahora hermanas Wachowski— pasándoselo teta: se tiraban por el suelo, enseñaban a los actores cómo tenían que coger las armas…» Fue entonces cuando descubrió que lo que él quería era dedicarse al cine. Y así, acercándose a la parte de detrás de las cámaras, es también como ha realizado su debut en el mundo del largometraje, a los mandos del documental Desenterrando Sad Hill, en el que narra el proceso mediante el que un grupo de personas devolvió a la vida el mítico cementerio de la película El bueno, el feo y el malo, de Sergio Leone.

48 años habían pasado desde el rodaje del gran clásico del spaghetti western cuando Guillermo se enteró de que una asociación, formada por un grupo de apasionados de la película, estaba peleando para lograr los permisos y comenzar a desenterrar la localización en la que Leone rodó el final de su cinta más famosa, ubicada en el municipio burgalés de Santo Domingo de Silos. «En cuanto lo escuché, me pareció una idea muy hermosa, muy poética, con la que sin duda podía montar algún tipo de historia. Lo que nunca imaginé, sin embargo, es que pudiese ser un largo documental. Yo pensé que podría rodar una cosa bonita, en un par de fines de semana y con algunas entrevistas», explica. Así, a finales de 2015 cogió la cámara y se marchó a grabar. Lo que se encontró al llegar lo cambió todo.

Algunas películas son capaces de hacer esto con la gente, de lograr que alguien entregue tres años de su vida a reconstruir un cementerio ficticio

«Cuando llegué me di cuenta de que allí no solo iba gente de Burgos o de Santo Domingo de Silos. Empecé a fijarme y a descubrir personas que venían primero de Segovia, luego de Extremadura… y después de Francia, o Italia. Me pregunté por qué, por qué alguien se iba a hacer 1.200 kilómetros en coche un fin de semana para ir a cavar. Todo en el documental versa, precisamente, sobre esa pregunta. Sobre ese por qué». Guillermo se encontró, entonces, con que los motivos de cada una de las personas que iba allí eran distintos. Sin embargo, el hilo común, el trazo invisible que las unía a todas, era su amor por El bueno, el feo y el malo. Así, Desenterrando Sad Hill acaba por convertirse, en palabras de su director, en «un canto de amor al cine«. «Empiezas pensando en quiénes serán estos frikis y en qué coño querrán hacer en Burgos y al final casi terminas con ganas de darles un abrazo, porque tienen la capacidad de contagiarte esa pasión que tienen, esa forma de pasarse días enteros hablando sobre la misma película», recuerda.

Lo que cautivó a Guillermo de Oliveira sobre esta historia fue, de hecho, esa fascinación. La misma que él sintió con aquel viejo making of de Matrix. Sin dudarlo mucho, se hizo partícipe de ella. «Indudablemente, El bueno, el feo y el malo me parece una película extraordinaria», explica el cineasta, quien recuerda que, la primera vez que vio el film de Leone, lo terminó y volvió a ponerlo para visionar la escena del cementerio una vez más. «Esa escena lo es todo. Son veinte minutos en los que el tiempo está dilatado, en los que, sin apenas pasar nada y con tres tíos mirándose entre ellos en un cementerio, eres incapaz de apartar la mirada. Hay que ser un auténtico autor para ser capaz de hacer eso, y Leone, con el tiempo, ha demostrado que lo era».

Guillermo de Oliveira durante el rodaje de ‘Desenterrando Sad Hill’.

Desenterrando Sad Hill se erige, además, como una reivindicación de la figura del cineasta romano, fallecido en 1988 en pleno litigio con la Warner, después de que la productora redujese más de una hora de metraje de la que acabaría siendo su última película: Érase una vez en América. En el documental se reflexiona precisamente sobre ello: «Fellini, Antonioni, Visconti, Pasolini… sobre todos ellos hay cientos de libros escritos. ¿Y sobre Leone? No se lo toman en serio. ¿Por qué? Porque no hacía películas sobre Italia. Él hacía spaghetti western«. «A la hora de la verdad, Sergio Leone es el director italiano más conocido e influyente de cuantos ha habido en el siglo XX», sentencia De Oliveira.

Pese a todo, y sobre la puesta en valor de las figuras de Leone y su película, el documental del cineasta vigués encuentra su proclama fundamental, su alma, en el citado por qué de las cosas. «Ha ocurrido con El bueno, el feo y el malo como podía haber ocurrido con Ciudadano Kane, por ejemplo. Son algunas de esas películas capaces de hacer esto con la gente, de lograr que alguien entregue tres años de su vida a reconstruir un cementerio ficticio», reflexiona. Además, para el proyecto han contado con varios de los integrantes del equipo que realizó la película ya hace más de medio siglo, entre ellos Ennio Morricone o el propio Clint Eastwood, así como de grandes fans de la misma como Álex de la Iglesia, Joe Dante o James Hetfield, líder y fundador de la banda de heavy metal Metallica.

«Es maravilloso ver que un tío que tiene tantos y tantos fans como Hetfield también es, él mismo, fan de algo. Se pondría como un groupie si ve a Clint Eastwood. Es que todos somos así». Precisamente, Desenterrando Sad Hill se articula, en términos narrativos, en torno a un concierto de la banda californiana, que emplea la música de Morricone para dar comienzo a sus espectáculos. «Terminar con Metallica, con esa secuencia de cómo empiezan sus conciertos, cumplía muchos objetivos: explicaba la presencia de ese show en el documental y mostraba al espectador, por fin, esa escena y esa música de la que llevábamos hablando los 80 minutos previos», explica Guillermo de Oliveira, antes de añadir: «Además, universaliza el mensaje. Lo que pasa con esta película también puede pasar con la música, o con otro film que a ti te guste. Eso permite que cualquier persona pueda conectar con el lado emocional de la gente que estuvo cavando en Sad Hill». Y todo eso solo se refiere a lo que pasa detrás de las cámaras. Imaginaos lo que puede pasar delante. Lo canta James Hetfield, desbocado: «¡ahora empieza el rock!«

Avatar

Adrián Viéitez

Proyecto imágenes en mi cabeza para salvarme de mis ojos.

2 comentarios en “Guillermo de Oliveira: «Sergio Leone es el director italiano más conocido e influyente del siglo XX»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.