Los Goya en corto: ‘Cazatalentos’ (IX)

Se expresa con facilidad a través de los colores. La vida es monocromática hasta cierto día. Ese día es el principio del amor. Y muchas veces sólo el arte nos conduce al enamoramiento. Le pasó a José Herrera, autor de Cazatalentos, cuando se obsesionó con el cine mientras estudiaba diseño gráfico y multimedia. También le ocurre, pues, al protagonista de su primer cortometraje, con el que ha logrado nada menos que una nominación al Goya. Así que aquí me encuentro yo: empezando esta pieza hablando sobre una forma impecable de empezar. Para que todo sea un círculo.

—Al acabar mis estudios, hice dos Másters en animación 3D. Ahí me di cuenta que eso no era lo que yo quería hacer. Todo era muy frío. Yo quería hacer cine en 2D —José Herrera tiene 27 años. Ha entrado en el cine derribando la puerta.

Fotograma de ‘Cazatalentos’.

“La idea de Cazatalentos surgió… hace más o menos seis años. Sin embargo, al principio la protagonista era la gitanilla. A raíz de ver el corto La luna, de Pixar, decidí que quería la perspectiva opuesta, que quería contarlo todo desde el punto de vista del hombre que busca esa luz. Del Cazatalentos“. Así, la primera película de José Herrera cuenta la historia de Dominique, un buscador de talentos artísticos que vive insertado en una melancolía perpetua de la que ha heredado una sensación crónica de tedio. Nada logra encenderlo. Nadie consigue devolverlo al instante mágico en que el arte lo despertó de su letargo. Hasta que llega la gitanilla. Entonces, Dominique se arrodilla.

A partir de ese punto germinal, de esa tecla que enciende en nosotros la pasión por el arte, José Herrera despliega en Cazatalentos un universo conceptual que toca muchos puntos con ligeras pinceladas: ubica su relato en la Guerra Civil, retrata a una bailaora discapacitada… “Todos esos puntos surgieron a raíz de ir madurando el guión, a medida que iba colocando las diferentes piezas de un puzle. Tenía que justificar, en cierta medida, por qué la chica era discapacitada, y en ese sentido la Guerra Civil me servía en dos direcciones: por un lado era un pretexto para explicar eso y, por otro, siembra un contexto que pretendemos emplear para realizar un largometraje a raíz de Cazatalentos“.

Otro elemento identitario fundamental de la película de José Herrera es el de la reivindicación del flamenco como un mecanismo expresivo muy ligado a la tierra, a las raíces de las que él procede —nació en Almería en 1991—. “Siempre he dicho que es cierto que España tiene muchas cosas, a nivel cultural, que pueden resultar atractivas desde el exterior. Sin embargo, creo que el flamenco es algo íntimamente ligado a nosotros, y he visto cómo en el exterior —por ejemplo, en Asia— lo valoran y desestigmatizan más de lo que lo hacemos en España. Además, quise ser muy perfeccionista a la hora de representar una escenografía flamenca. En la última escena, cuando ella se dispone a bailar, quise que la iluminación y la apuesta estética tuviesen un corte muy realista. Que se respirase ese aroma”.


Fotograma de ‘Cazatalentos’.

Para la realización de Cazatalentos, José Herrera trabajó mano a mano con el Manuel Sirgo, su director de animación —amén de ser un antiguo profesor suyo—. Su manera de trabajar, de hecho, se distancia mucho de lo que podemos concebir como el proceso estándar de realización de una película: “Es curioso, porque dirigí Cazatalentos a distancia. Yo trabajaba 8 horas al día, así que no podía estar en persona con el equipo de animación durante el proceso. Llegaba por la noche y revisaba el material que me habían enviado, y ejercí fundamentalmente como supervisor de todo lo que ellos iban haciendo paralelamente. Yo hacía propuestas constantemente, claro, pero también dejé mucha libertad para trabajar al departamento de animación, dado que ellos conocen ese ámbito de manera mucho más extensiva que yo. Además, creo que el hecho de que lleguen ideas desde diferentes puntos de vista… beneficia al resultado de una película. Me parece fundamental que todos los miembros de un equipo se sientan parte del proyecto que están llevando a cabo“.

Cazatalentos ha sido el primer cortometraje de José Herrera. Con él va a por el Premio Goya. En el horizonte se dibuja la posibilidad de un largometraje, noticia excelente para el panorama de la animación española, en el que la producción de largos todavía es muy escasa. Aunque no por falta de ideas. “Sé de muchos proyectos que no ven la luz por la escasez de productoras privadas que apuesten por la animación como una herramienta para contar historias“. A base del empuje de jóvenes como José Herrera —aunque sea despacito—, el muro va derribándose.

Avatar

Adrián Viéitez

Proyecto imágenes en mi cabeza para salvarme de mis ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *